Beatriz Cortés – Soprano

Esta es mi historia, perseguí un sueño y lo he conseguido. Sigo luchando por hacerlo siempre mejor y al final se que será mejor y mejor cada vez porque el esfuerzo y la tenacidad tienen recompensa.

Debo decir con honestidad absoluta que he estudiado con grandes Maestros de los que he aprendido muchas cosas, pero que el Maestro con quien estoy mejorando quien me está guiando por el camino correcto es el Tenor y Maestro D. Javier Hostaled.

beatriz_cv

Nací en Zaragoza y viví mis primeros años en la calle dedicada al magnífico e inigualable Tenor D. Miguel  Fleta sin saber entonces cuán grande iba a ser su influencia en mi vida.

Nací en el seno de una familia amante de la Zarzuela y de la Ópera. Mis primeros recuerdos son de mi abuelo paterno cantándonos a mi hermana y a mi “una morena y una rubia hijas del pueblo de Madrid”, de La Verbena de la Paloma.

 Por entonces mi madre solía sentarme delante de la televisión cuando programaban ópera para que escuchara la música y me estuviera quieta. Mientras que mi padre compraba toda clase de instrumentos musicales aún cuando no supiéramos tocarlos.

 Lamentablemente, la vida tiene sus propios caminos y decidió apartarme de mis clases de piano en el Colegio Británico y de casi todo lo que me era familiar y a mi familia y a mí nos tocó aprender otros modos de vivir. La Música quedó atrás.

Corría el año 1980 y desde entonces hasta el año 1998 mi vida transcurrió con el deseo oculto de tomar lecciones de Canto para poder aprender a Cantar. Dado que no me podía permitir las lecciones de piano o de Canto, salvo un corto período de tiempo en el que pude estudiar guitarra, cantaba por mi cuenta y durante esos años formé parte de diversas  corales, en alguna de ellas pasé momentos maravillosos que guardo con cariño.

 ¿Qué ocurrió en 1998?.  Pues que alguien me recomendó que me presentase a las pruebas de Canto del Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza. Esa persona fue  Nuria Blázquez. Ella me ayudó a preparar las pruebas y quedé la primera de la lista. No tengo dicha lista pero me encantaría poder recuperarla  para atesorarla como recuerdo.

 

El día de las pruebas fue el día  16 de junio de 1998, día de mi cumpleaños, ese día recibí el mejor regalo de cumpleaños de mi vida, el anhelo de siempre hecho realidad: por fin iba a aprender a cantar, había entrado en el Conservatorio. Además conocí al que iba a ser el hombre de mi vida, con quien hice las pruebas para entrar,  si bien entonces no lo sabía aún.

Así se materializó mi historia con el Canto una historia que empezó cuando siendo muy pequeña cantaba con mi hermana canciones en la cama hasta que nos dormíamos las dos.

Durante años he intentado “aprender” y mejorar.

ENGLISHVERSION





© Copyright 2014 Ars Liricae. | Diseño y Desarrollo lauraburi Estudio | Diseño web Zaragoza | Fotografía Pedro Etura